Qué hacer en Mendoza Zona Este

Qué hacer en Mendoza zona Este. Los departamentos que componente esta zona son: San Martín, Rivadavia, Junín, Santa Rosa, y La Paz.
Te proponemos algunas de las actividades más representativas de la zona.

Museos en San Martín

Museo Histórico Las Bóvedas, San Martín, Mendoza
Este museo consta de 12 salas y está dedicado a la historia, el folklore y las ciencias naturales. El edificio en el que funciona es una réplica de la casa que José de San Martín construyó en su chacra de Los Barriales y en la que vivió hasta 1823 antes de partir al destierro.

Visita a Bodegas

Bodegas Esmeralda, Junín, Mendoza
Bodegas Esmeralda fue fundada hace mas de medio siglo por Don Juan Fernández. Su nombre se debe a la hija del fundador, única mujer entre cuatro hermanos, Esmeralda Fernández.

Los clásicos de la zona

Embalse El Carrizal, Rivadavia, Mendoza
El Embalse El Carrizal comparte su territorio entre los departamentos de Rivadavia y Luján de Cuyo. Es un espejo de agua de 15 kilómetros de largo en donde se realizan gran variedad de actividades acuáticas.

 

Más sobre Mendoza Zona Este

Principal zona productora vitivinícola de la provincia, presenta un panorama esencialmente rural, con pequeños poblados esparcidos por el territorio: los departamentos de San Martín, Rivadavia, Junín, Santa Rosa, y La Paz. Donde viñedos irrigados por frías aguas otorgan diversas variedades de uva, materia prima de vinos de gran calidad. Con un bello paisaje de viñedos y la imponente cordillera de fondo, ofrece además importantes atractivos históricos y culturales. Los establecimientos vitivinícolas se presentan en un interesante contraste de grandes bodegas industrializadas, con otras boutique de pequeña producción, otorgando una variedad inigualable. Principal zona productora vitivinícola de la provincia, presenta un panorama esencialmente rural, con pequeños poblados esparcidos por el territorio: los departamentos de San Martín, Rivadavia, Junín, Santa Rosa, y La Paz. Donde viñedos irrigados por frías aguas otorgan diversas variedades de uva, materia prima de vinos de gran calidad. Con un bello paisaje de viñedos y la imponente cordillera de fondo, ofrece además importantes atractivos históricos y culturales. Los establecimientos vitivinícolas se presentan en un interesante contraste de grandes bodegas industrializadas, con otras boutique de pequeña producción, otorgando una variedad inigualable. En esta zona se produce casi el 50% de la totalidad vitivinícola provincial.

 

Con cultivos irrigados por las aguas de los ríos Tunuyán y Mendoza, surgen de este terruño todo tipo de variedades. Que por sus condiciones ideales, especialmente de suelo y del fuerte progreso tecnológico logrado en el último tiempo, resultan de gran calidad. Con una actividad económica casi exclusivamente agrícola, la vid resulta ser el cultivo principal, siguiendo el del olivo. El departamento de Junín, por ejemplo, posee poco más del 90% de su territorio cultivado, lo que le da el nombre de “Jardín de Mendoza”. Ofrece posibilidades de turismo rural y deportivo, con diversas festividades a lo largo del año, y donde no puede dejarse de visitar la histórica Bodega Orfila. De fuerte valor patrimonial, esta región ofrece conocer todo tipo de museos y sitios significativos que detentan elementos históricos y culturales, donde el vino está siempre presente como actividad primordial de la zona. Tales como el Olivo Histórico, el Museo de Las Bóvedas y la bella Capilla Alto Salvador, en el departamento de San Martín. O el Museo de Arte Americano en Rivadavia, de importante interés arqueológico relativo a las culturas ancestrales huarpes. Mientras que en Santa Rosa se puede apreciar la flora y fauna característica en la reserva de Ñacuñan, cuyo principal objetivo es la protección del bosque de algarrobos erigido en una extensión mayoritariamente desértica. Y el departamento de La Paz, con condiciones agroclimáticas más que favorables, posee una de las bodegas productoras de vinos orgánicos, comercializados a nivel mundial. Así, la región Este de Mendoza, con su variedad de bodegas, museos, paisajes y posibilidades, se convierte en un sitio privilegiado para los amantes del enoturismo.